Carta a los Reyes Magos

 

Queridos Reyes Magos:

 

Todos me dicen que ya estoy  mayor para escribirles una carta pero hasta donde yo sé también los adultos tenemos derecho  a tener sueños y esperanzas.

Empiezo contándoles que este año me he portado muy bien,  pero que he tenido muchos problemas:

·         He perdido el trabajo

·         No he podido pagar la hipoteca

·         Tengo muchas deudas

¿Qué os pido?

·         Un poco de esperanza

·         Un poco de ayuda

·         Un saco de sueños  hechos realidad

Pensándolo mejor, os pido solo una cosa,  es algo que me puede dar esas tres cosas: un premio de la lotería del Niño.

Con las últimas esperanzas que me quedaban y poniendo en juego todos mis sueños e ilusiones he comprado algunos décimos del Sorteo Extraordinario del Niño, y por eso les escribo esta carta.

Algunos pasan el décimo por la calva de su amigo, por la barriga de la vecina embarazada, o bien juegan  el número que representa la fecha de la renuncia de Esperanza Aguirre, yo he decidido utilizar una tradición aún más antigua:  la de escribir una Carta a los Reyes Magos.

Por si no conocéis el Sorteo Extraordinario de la Lotería del Niño les cuento que tiene un plan de Premios fabuloso:

1 de 2.000.000 Euros (una extracción de 5 cifras) 200.000
1 de 1.000.000 Euros (una extracción de 5 cifras) 100.000
12 de 14.000 Euros (doce extracciones de 5 cifras) 1.400
1.400 de 1.000 Euros (catorce extracciones de 3 cifras) 100
5.000 de 400 Euros (cinco extracciones de 2 cifras) 40

 

¡Cuántos regalos podríais comprar si ganarais alguno de estos premios! ¿No?  Seguro que ahora mismo estaréis pensando en que es una lástima que no estéis en España para comprar unos cuantos décimos, pero como quiero que os portéis bien conmigo, voy a contaros un secreto:

¡Podéis comprar lotería del niño por internet!  Es muy sencillo, seguro y así aprovecharéis esta grandísima oportunidad, a fin de cuentas, si vosotros ganáis, también ganaremos todos los que esperamos recibir algo vuestro. ¿O no?

Querido Reyes Magos, me despido recordando que tengo mis esperanzas en vosotros, ¡no me falléis!

 

Saludos

 

Un adulto  con corazón de niño

Publicado en: blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>